Blog

A veces, cuando me encuentro ansiosa trato de imaginar cómo se balancea de un lado a otro una semilla al crecer; hasta el más fuerte roble se tambaleó en sus inicios.

Si te consideras mayormente una persona visual, entonces sigue leyendo este texto…

No sé ustedes pero parte de mis síntomas de la ansiedad son los estremecimientos corporales, y también el más molesto, el saber que estoy temblando me da más ansiedad y termina alargando el caos.

Después de buscar entre los consejos de verdaderos profesionales descubrí que nada me funciona al 100% en realidad, todos somos distintos. El chiste no es que tu ansiedad desaparezca, sino que puedas pensar claramente en el momento para aceptar y digerir tus emociones para así darte un tiempo para relajarte. La ansiedad no es para torturarnos, es parte de nuestro instinto. ¿Qué me da confianza en momentos de ansiedad extrema? Imaginar. Cerrar los ojos y visualizar. 

Ya sé que suena a cliché, pero si te das aunque sea 1 minuto para hacerlo lograrás aclararte. Alguna vez mi terapeuta me dijo que el temblar significaba vida y desde aquel momento lo tomo como una verdad absoluta. Y es que cuando por fin pude atribuirle a esa frase su equivalente visual, mi tiempo de ansiedad fue reduciendo.

Imagina el timelapse de una semilla:

¡O intenta visualizar algo que te guste! No te olvides de respirar y no pensar tanto, mira con el corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todas las Categorías